“Nuestro Padre San Daniel” de Gabriel Miró

¡Ay, sensualidad, y cómo nos traspasas de anhelos de infinito!

Gabriel Miró

La obra de Gabriel Miró  es tan hermosa como inútil. El ocio terco de su prosa revela al orfebre que va hilvanando brinquiños y diamantes con la paciencia infinita del hombre de oficio. Se solaza en la sensualidad de las palabras. No le preocupa demorarse, sereno. Desgranando descripciones seduce a los lectores capaces admirar tanta belleza. Ya que la prosa de Miró tiene un precio: la admiración de lo inútil por el mero hecho de ser. Su prosa sensual confronta a nuestro siglo ávido de inmediatos que exige que hasta lo bello venga en dosis manejables.

Quien lee a Miró adopta la perspectiva de Adán para enfrentar el mundo: mirar de ver el mundo como dado ayer, de estreno y sorpresa. Frente a las páginas mironianas el lector siente estar ante la creación baldía de nombre, intocada por la palabra, aguardando palpitante a ser convocada para ser del todo, al fin. Y Miró, como otro Adán, llamarla.

Su acerada prosa dibuja, mil trazos precisos, estampas y las va hilvanando, paciente, voluntariamente exiliado de la narrativa facilona. Es un escritor necio, empecinado en crear belleza, en describir el mundo más hermoso de lo que es, ¡y vaya si es hermoso! De Miró puede decirse que es un escritor al tanto de la gravedad de su labor: concluir la creación, hallar esa palabra que mejor llama al ser a este objeto, a ese otro. Se entretiene en descripciones aderezadas por regionalismos y arcaísmos. No como quien quiere mostrar su erudición u ostentar su lirismo, sino a la manera del pintor que busca en su paleta el trazo y el tono que mejor recreen el paisaje que, en el lienzo, será irreconocible del modelo: la inverosímil belleza que arranca al mundo una mirada genial. Y es tan inverosímil porque su precisión difícilmente encuentra rival, sin desmedro del lucimiento lírico y la riqueza de sensaciones que su lectura provoca: en efecto, su obra rezuma sensualidad, presencia casi táctil de las imágenes narradas. No es extraño que diga de sí mismo: “Los críticos han desvirtuado mi trabajo. Dicen que escribo con dificultad; pero no es eso: creo con dificultad. Yo necesito ver las cosas antes de escribirlas; necesito levantarlas, tocarlas”.

Pero dejemos los elogios a la prosa de Miró: el lector los sabrá hacer mejores; y digamos algunas palabras sobre esta novela.

En Nuestro Padre San Daniel, primera parte de dos novelas, Gabriel Miró recrea la Orihuela de su infancia y la España de su tiempo convocando a la vida a Oleza. Puebla de vida sus calles provincianas y va pintando aquí y allá olores y ambientes que, no obstante estar recién hechos, evocan calles olvidadas en la memoria, árboles vistos en la infancia y verdores de otros campos en días más felices.

Se trata de una “novela de capellanes y devotos”, como advierte el subtítulo. Aunque lo mismo podría decir “novela sensual y anticlerical”. Por extraño que pueda parecernos ahora, en su momento fueron vistas ésta novela y su par, El obispo leproso, con escándalo. Se dijo de Miró que era inmoral, ateo y pornográfico –y casi escuchamos el juicio en este sentido de algunos personajes de la novela sobre el propio autor. Y es que de la España tradicional de los días de Miró bien podría decirse lo que Valle-Inclán refirió como descripción de sí mismo: “feo, católico y sentimental”.

En efecto, Miró nos presenta un fanatismo inculto y una fe mágica hacia el patrono San Daniel, hacedor de milagros absurdos que exige almas escrupulosas de conciencia esdrújula, que convive en perfecto maridaje con una moral estoica en apariencia pero más bien hipócrita. Como el patrono de Oleza, su rector, el padre Bellod: ascético hasta lo inhumano, pronto al regaño y el juicio, y su camarilla de adeptos. La ironía de Miró, fina y sutil, es implacable con estos personajes.

El polo opuesto a éste modo de vida crea la tensión de la novela: hay también una serie de personajes profundamente sensibles, entre los que entrevemos al propio Miró con sus angustias y placeres. Don Magín y el obispo, Paulina, don Daniel y doña Corazón.

Esta novela discute la España de su tiempo, a la vez que retrata con mucha fidelidad la provincia levantina. En efecto, España se debatía entre los tradicionalistas a ultranza, ultramontanos facciosos del carlismo, y el progreso técnico que significaba la apertura a Europa. Se trata de una nación deprimida que todavía no se repone de la pérdida de las últimas posesiones en ultramar, de estabilidad política tirante y pugna constante entre la conservación de una fe barroca y la ilustración con sus consecuencias liberales.

El lector hallará incoada en esta pugna provinciana la guerra civil que heriría años después a España. ¿Y no hay que decir un poco, también, a México? El parecido de Oleza con ciertas prácticas de nuestra fe no ha de extrañar demasiado.

8 Respuestas a ““Nuestro Padre San Daniel” de Gabriel Miró

  1. online-maris

    lo que yo queria, gracias

  2. creo que gabriel fue un bien galllllego y su prosa levantina como le pasa a azorìn es muy de bonita y
    estupenda para desayunar una tila doble,una por gabriel y otra por azorìn.os levantinos tiene fama de naranjas de la china.yo tengo en casa un librito.gabriel y uando lo leo,ya no tengo que ir a por tila ni por si fuera un chinito de la china por un limòn amarillllo de miguel y otro para la batallllla de opio,macao 2-sevilllla o,gana macau añ pim-pon,es un muñeco y tù eres una muñeca de alicante a pesar de tener no sè cuantos años vieja que tù.

  3. HOY HA MUERTO EL REY DE OS CARLISTA Y BILL CLINTON HA CUMPLIDO 66 AÑOS VIEJO.ASÌ ES VIDA Y VINO DE OPORTO.SIGO PENSANDO EN GABRIEL MIRO COMO EL GRAN PROSISTA DE EL LEVANTE DE ESPAÑA,QUE NO ES SOLAMANTE PAELLLLLAE BENIDORM.ME HUBIERA GUSTADO QUE GABRIEL CONOCIERA PORTUGAL Y LE DEDICARA UNAS BONITAS PÁGINAS Y BONITAS ES UN ADJETIVO.VIVA EN NUEVO REY CARLISTA Y OS ADJETIVOS EN MACAU

  4. yo creo que nuestro querido escritor gabriel el personaje de la a serie bob esponja que mais le hubiera gustado es sin duda -jugador portugal màlaga-es patricio,la estrellla de mar,por su candidez.no olvidemos que every obre de gabriel no es otra cosa que un tratado sobre el sufrimiento inutil.y patrico ,no creo que fuera capaz de hacer sifrir a madie.

  5. EL RELATIVBWISMO MORAL QUIERE DECIR QUE NO HAY BUENOS Y MALOS O REGULARES DE A CEUTA A MELILLLLA Y SI QUE LO HAY
    HAY GENTE MALA Y HAY ÀMGEL DE A GUARDIA Y DIABLOS
    EL BIEN Y EL MAL EXISTEN Y POR ESO HAY QUE LEEEEER A GABRIEL EL LEVANTINO.EL ES EL BIEN¡ME HA QUEDADO BIEN Y ROMA NO PAGA BITERKAS¡

  6. gabriel.juan ramòn,con acento en la o de mazagòn.la mejor guìa turìstica sentimental de huelva-atlàntica-pinos…
    contra el sufrimiento inutil ,leàn a gabriel y juan ramòn.con acento en o de mazagòn¡

  7. un premio en español????????????????? muy bene,y agabriel ni le dieron un arrroz con leite la academìa de a lengua de toro con azorìn deintèrprete de la lengua gramàtica sucinta de la virgen de a cinta,hay huelva,mìa¡

  8. CUANDO SOY DEPRIMIDO Y CREO QUE HACIENDO EL MAL VOY YO I AM A TRIUNFAR PIENSO EN GABRIEL ESCRITOR Y SIGO MI CAMINO A ZAMORA PARA O COMPRAR LENCERÌA FINA Y DELICADA
    EN UNA TIENDA ROMÀNICA Y ROMÀNTICA¡

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s